ANTONIO
CAMACHO

Cédulas de Habitabilidad

Sin ella, la nueva vivienda no podrá ser ocupada.

Si acabas de terminar tu nueva vivienda o has adaptado un al reformar tu vivienda ésta ha sufrido grandes variaciones estructurales o dimensionales, vas a necesitar una cédula de habitabilidad que acredite que tu vivienda cumple las condiciones mínimas de habitabilidad que prevé la normativa vigente.

La cédula de habitabilidad es el documento que sirve para acreditar que la vivienda cumple con los requisitos de la construcción, exigencias técnicas establecidas en las leyes y demás normas, que regulan el proceso constructivo y en consecuencia es apta para ser empleada como residencia para el ser humano.

Por lo tanto, ninguna edificación destinada a vivienda podrá ser ocupada sin obtener previamente dicho documento.

Para la obtención de la cedula de habitabilidad es necesario adjuntar un Informe Técnico. Este será redactado por un técnico competente.

En él se acreditará que el inmueble cumple los requisitos necesarios y en consecuencia pueden obtener la cédula de habitabilidad.

Las viviendas sometidas a la obtención o renovación de la cédula de habitabilidad son

Viviendas de nueva construcción.
Viviendas Existentes.

Aquellas viviendas ya construidas que hayan sufrido obras de ampliación, modificación, rehabilitación o reforma que afecten a las condiciones mínimas de habitabilidad.